sábado, 13 de diciembre de 2014

Triángulos de queso y membrillo

Buenas ¿qué tal va? , hoy os traigo una receta dulce que preparé hace poco tiempo con uno de mis hermanos, me encantan las sesiones de cocina en compañía, estoy acostumbrada a cocinar siempre sola,  aunque me encanta cocinar,  si estas en buena compañía es mucho mejor
Cuando voy a casa de mis padres siempre aprendo algo relacionado con la cocina, en casa nos defendemos todo entre fogones, y como ya sabemos, "cada maestrillo tiene su librillo", sin duda tengo mucho que agradecer a mis padres porque de ellos viene mi pasión por la cocina, por comer bien y disfrutar con lo que hago.
Os cuento todo esto, para que sepáis un poco mas de mi, y sepáis que en casa es común cocinar algo junto, preparar recetas nuevas o ver como se queman mis bizcochos porque el horno de allí no lo manejo muy bien y cada horno es un mundo. 
Una tarde de sábado después de comer,  tranquilos en casa, mi hermano y yo decidimos que haríamos pastelitos para la merienda,  el es muy goloso, le gustan las cosas bien dulces y al ver esta receta sabía que le encantaría, aprovechamos que teníamos carne membrillo hecha por mi madre  lo que le sin duda dio un valor añadido al resultado final. Ahora sin mas, os dejo el paso a paso pero antes os invito a pasar por mi grupo de facebook:

https://www.facebook.com/cocinaparapobres












Ingredientes:

  • 2 láminas de hojaldre
  • 160 gr de requesón
  • 160  gr de carne de membrillo
  • 100 gr de almendras picadas
  • harina
  • 1 limón
  • 1 huevo
  • 8 cucharadas de leche
  • azúcar glas

Mezclamos con la ayuda de un tenedor el requesón  escurrido y la carne membrillo; rallamos  la cáscara del limón hasta obtener 4 cucharaditas de ralladura, añadimos junto a las almendras a la mezcla de requesón y membrillo.



Precalentamos el horno a 180ºC, estiramos el hojaldre con un rodillo sobre la superficie de trabajo enharinada hasta dejarlo muy fino. Cortamos cuadrados aproximadamente de 7 cm de lado  ( si queremos otra forma pues la forma deseada).


Repartimos la mezcla  anterior, doblamos por la mitad  el diagonal,  para formar los triángulos y  presionamos los bordes de alrededor con un tenedor. 

Colocamos en la bandeja del horno previamente forrada con papel de hornear ( papel  sulfurizado) . 


Mezclamos el huevo con leche y batimos, con esta mezcla pintamos  los triángulos.




Horneamos durante 15 minutos, hasta que queden dorados. Retiramos , lo dejamos que enfríen un poco  y espolvoreamos con azúcar glas.


 


2 comentarios:

  1. una monada seguro que muy rica..
    me han encantado las fotos ^^
    un beesito

    ResponderEliminar
  2. Qué ricos!! Y cocinados en familia más aún!! un beso!

    ResponderEliminar