miércoles, 15 de marzo de 2017

Lasaña de espinacas con queso, nueces y un toque de pesto. Receta vegetariana y baja en grasas

La receta de cocina que os traigo hoy nos has encantado, es una de esas recetas vegetarianas que sinceramente merece la pena añadir a nuestro recetario, ya que es una receta fácil de hacer y muy buena. Fué mi hermano Ángel quien me facilitó la receta original  a base de espinaca queso y nueces, yo lo  adapté para usar queso en crema light, darle un poco más de sabor con este maravilloso Pesto alla Genovese, el cual se elabora con abundante albahaca fresca y queso Grana Padano y sin conservantes añadidos.  

El cual ha sido el mejor que he probado hasta ahora de los que hay en el mercado.. y probar también la salsa de tomate Basilico la cual es elaborada de modo tradicional y sin conservantes añadidos
Seguro que la gran mayoría conocéis la marca Barilla, justo he usado sus productos en esta elaboración y he de deciros que la diferencia se nota, la pasta buenísima y las dos salsa estupendas. 





Ingredientes:
  • 300 gr de queso de untar light
  • 500 gr de espinacas congeladas
  • un puñado de nueces peladas
  • sal
  • una cucharada de pesto geno 
  • una cucharadita de mantequilla
  • dos cucharadas de harina de trigo
  • 500 ml de leche semidesnatada
  • nuez moscada rallada
  • aceite de oliva virgen extra 
  • salsa de tomate basílico
  • mozzarella rallada
Empezamos cociendo las placas de lasaña en abundante agua hirviendo con un poco de sal, estas que hemos usado nosotros necesitan 20 minutos de cocción,  pasado este tiempo apartamos y  pasamos con cuidado  a una fuente con agua fría para cortar la cocción.
Cocemos las espinacas en agua hirviendo durante 10 minutos, escurrimos muy bien  y reservamos. 
En una fuente  mezclamos el queso de untar con las espinacas, añadimos las nueces picadas, una cucharada de pesto y un poco de sal. 

Untamos una fuente con un poco de aceite para que no se peguen las placas de lasaña  y empezamos a montarla, para ello colocamos un lámina de pasta, untamos con salsa de tomate basílico, sobre este untamos la mezcla de queso y espinacas, vamos alternando pasta, tomate, espinacas.. hasta terminar con una lámina de pasta. 

Por último cubrimos la pasta con salsa bechamel  que  para prepararla pondremos al fuego una sartén con una cucharadita de  mantequilla y otra de aceite de oliva virgen extra, una vez se derrita la mantequilla añadimos sal y dos cucharadas de harina de trigo, dejamos unos minutos al fuego para que la harina se tueste.




Poco a poco y sin dejar de mover añadimos  leche caliente, observaremos como poco a poco la salsa va tomando cuerpo y espesa, incorporamos nuez moscada a gusto, rectificamos de sal si fuera necesario y listo.
Finalizamos  la receta poniendo  mozzarella rallada sobre la lasaña y  horneando  durante 20 minhutos a 200 ºC con calor arriba y abajo, con el horno precalentado. 



6 comentarios:

  1. Se ve de maravilla!! y de vez en cuando prescindir de la carne viene fenomenal!

    ResponderEliminar
  2. Que buena esta lasaña, con mucho sabor y pocas calorías.

    ResponderEliminar
  3. Que ricura!!
    Y gracias Magdalena!! por cocinar y hacer ver que no es necesario sacrificar animales a diario para consumir su carne.
    Un saludito

    ResponderEliminar
  4. No sé tú pero yo me siento mejor cuando como sano, además de sentir una gran satisfacción es como si mi cuerpo funcionase mejor y me pusiera de buen humor ¡soy así de particular!

    Esta receta me ha encantado y me he acordado de que hace mucho que no hago lasaña de espinacas ¡tengo que ponerle remedio!

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  5. Se ve tan buena, y la combinación de sabores me encanta, las nueces, espinacas, etc....
    Se me hace agua la boca.
    Saludos guapa.

    ResponderEliminar
  6. Me encanta, por qué hay que ponerle siempre carne a la lasaña si acabamos de ver esta receta. Pues miren que combinación de ingredientes tan buena y sin carne.
    Genial.

    ResponderEliminar