martes, 1 de agosto de 2017

Tarta de Grosellas con crema quark

Para empezar este mes de agosto  he preparado una rica tarta muy refrescante (a la que la foto no le hace justicia. )  Seguramente muchos de lo que me leéis empecéis el mes de vacaciones, quizás ya volvéis de disfrutarlas, nosotros, como de costumbre, hasta el mes que viene no tenemos vacaciones.
Este año serán nuestras primeras vacaciones con Jimena, aun es muy pequeña así que no pretendemos irnos muy lejos, nos quedamos por Andalucía, disfrutando las bonitas costas que tenemos, el buen tiempo y por supuesto de nuestra niña.
Mientras tanto, hasta que llegue el día, seguiremos con nuestro día a día culinario, ideando recetas, elaboraciones o probando propuestas de algún libro, como ha sido esta tarta. 


Aunque para la receta original se usa grosellas, os confieso que yo la he probado con frutas de bosque y queda igual de rica,  un contraste de sabores muy agradable, además,  con eso de que el bizcocho que lleva la  tarta es bastante ligero, el tiempo de horneado es mínimo, así que no tengáis miedo a preparar esta delicia en verano. 
Si queréis seguirme en facebook, esta es la dirección :  : https://www.facebook.com/cocinaparapobres/

Ingredientes:
  • 5 huevos
  • 225 gr de azúcar
  • 80 gr de harina
  • 80 gr de maicena
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • sal
  • 600 gr de grosellas negras
  • 250 gr de mermelada de grosella
  • 9 hojas de gelatina neutra
  • 400 ml de nata para montar
  • 3 yemas de huevo
  • 750 gr de queso quark desnatado
  • hojas de menta para decorar 
Separamos la yemas y las claras, montando las últimas a punto de nieve con una pizca de sal. Sin dejar de batir añadimos 150 gr de azúcar, la cual debe disolverse, agregamos también las yemas. 
Mezclamos la harina con la maicena y la levadura,  tamizamos  con movimientos envolventes, la incorporamos en la mezcla anterior con movimientos envolventes. 


Vertemos el resultado en un molde previamente engrasado, horneamos aproximadamente 15 minutos con el horno precalentado a 180 ºC. Sacamos el bizcocho del horno y lo volcamos sobre un paño espolvoreado de azúcar , retiramos el papel de hornear y dejamos enfriar. 
Montamos la nata a punto de nieve y reservamos en frío.
Ponemos a hidratar la gelatina en abundante agua fría.
Lavamos y secamos las grosellas,la batimos junto a la mermelada , reservamos. 
Batimos las 3 yemas de huevo con 2 cucharadas de azúcar hasta obtener una mezcla  espumosa,  agregamos el queso quark , la ralladura, el zumo de limón y el azúcar restante. 


Escurrimos la gelatina y la disolvemos en un poco de agua caliente, poco a poco la incorporamos a la mezcla de queso , dejamos en frío hasta que empiece a cuajar, entonces mezclamos con la nata montada.
Terminamos montando nuestra tarta, colocamos el bizcocho y alrededor un molde ajustable, cubrimos el bizcocho con la mezcla de grosellas y  por encima extendemos la crema de queso.  Dejamos en el frigorífico como mínimo 3 horas. Decoramos con tiras de menta. 

3 comentarios:

  1. ¡Me encanta! Tiene muy buena pinta la receta aunque como sabes hay postres que se resisten a ser fotografiados ¿verdad?

    Espero que disfrutéis mucho las vacaciones con Jimena, aunque aún os queda un mesecito para que llegue el momento. Por cierto ¿la vas a llevar a la guardería para volver a trabajar?

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  2. Que sabrosa receta para prepararlo el fin de semana. No soy una buena cocinera, pero espero tratar de hacerlo lo mejor posible. Anny

    ResponderEliminar

  3. Que deliciosa receta, espero prepararla el fin de semana. aunque no soy una buena cocinera, pero me gustan mucho las grosellas... Gracias por la receta!

    Vanny

    ResponderEliminar