viernes, 16 de febrero de 2018

Caldereta de ternera con puré de patatas

Este plato es uno de esos que nunca han faltado en mi vida, siempre han sido mis padres los que lo preparaban en casa, de hecho si no me equivoco, normalmente era mi madre quien lo borda pero mi padre también cocina bastante bien, así que ahora mismo me asalta la duda. A lo que iba, este plato siempre ha estado en el recetario familiar, es un plato de esos que siempre apetece,  con mucho sabor, reconfortante y que al independizarme con mucho amor he preparado a mi querido Hélder y ahora con mucho amor lo hago también para Jimena, tan sencillo como dejar la sal para el final y apartar su comida antes.

Hay una carnicería cerca de casa donde tienen muy buenos productos, y sobre todo, lo mejor es que le cuento al carnicero lo que quiero hacer y me recomienda la piza que debo usar, o si quiero algo mas especial, sin problema me lo prepara, nada que ver con la carne envasada de los supermercados.
Un trato más cercano y personalizado  que sin duda agradezco y hago por mantener. Para esta ocasión, el carnicero me recomendó usar cadera y el resultado ya podéis verlo, riquísima caldereta nos hemos comido.

Ingredientes
  • 800 gr de carne de ternera para guiso 
  • 4 dientes de ajo
  • 2 ermosos tomates de pera maduros
  • 2 zanahorias
  • 1/2 cebolla
  • 1/4 de pimiento verde de asar
  • 1 cucharadita de pimentón
  • 1 cucharadita de comino
  • 1 cucharadita de tomillo
  • sal
  • aceite de oliva virgen extra 
  • 4 patatas medianas 
  • agua
Ponemos la olla al fuego con un poco de aove, añadimos los ajos con piel, media cebolla sin piel troceada y el pimiento también cortado, dejamos a fuego medio hasta que empiecen a tomar color; entonces incorporamos los tomates sin piel cortado en dados, mezclamos y  dejamos sin prisa a que el tomate se haga bien.
Añadimos  un poco de agua y pasamos la mezcla por la batidora, incorporamos la carne de ternera, las especias y un poco de sal, agregamos  agua hasta que la carne quede cubierta un par de dedos. 
Cocemos durante 1 hora, a contar desde que se cierra la válvula, pasado este tiempo dejamos que salga todo el vapor de la olla, abrimos y añadimos las zanahorias sin piel troceadas. Tapamos la olla de nuevo y cocinamos 15 minutos más. 
Si cocinamos la carne en otro tipo de olla, el tiempo de cocción cambia, el resultado debe ser una carne muy blanda, que se deshaga. 
Para acompañar  la carne hemos preparado una sencillo y sabroso puré de patata, para ello cocemos las patatas sin piel y troceadas, en abundante agua con un poco de sal. Una vez las patatas estén tiernas las aplastamos con un tenedor, añadimos aove y listo.

2 comentarios:

  1. Sin duda el trato de tú a tú de las carnicerías tradicionales no tiene nada que ver con el servicio de los supermercados y sus carnes envasadas. No obstante todos hemos tirado de ellas en algún momento y nos han sacado de algún apuro ¿o no?

    La caldereta que nos traes tiene una pinta maravillosa y seguro que a Jimena le encanta ¡está muy grande y muy guapa en las últimas fotos que he visto de ella! ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  2. Hola Magdalena! veo este plato y se me hace agua la boca. muy buena pinta. Besos.

    ResponderEliminar