Croquetas de calabacín, sin huevo y sin pan rallado

Me encantan las croquetas, no sólo a mí, a toda mi familia, somos croqueteros al 100%. Cada vez que tengo ocasión preparo una buena remesa de croquetas caseras para comer y congelar en gran cantidad. Me gusta las infinitas posibilidades que admiten las croquetas, podemos hacerlas de todo lo que queramos  así que son ideales para  aprovechar sobras de comida o  como en mi caso, dar salida a una cantidad considerable de calabacines que teníamos en casa. 


Como novedad, destacaría que en esta ocasión no he usado pan rallado ni huevo para el rebozado, casualmente no tenía cuando decidí hacer las roquetas y probé a emplear en su lugar harina de garbanzos. El resultado es bastante aceptable por lo que os animo a probarlo.

Majia, mi nuevo proyecto, el cual os invito a conocer. 

Aprovecho para invitaros a pasar por mi nueva cuenta de instagram  y de facebook , como muchos ya sabéis, hace unos meses que empecé un nuevo proyecto con la creación de productos para bebés, niños y también adultos, todos ellos hechos a mano por mí.  Os agradezco de corazón que le echéis un vistacillo , quizás, encontréis algo que os venga bien para vosotros, para vuestros hijos, nietos, para un regalo...y me estaréis ayudando a que mi proyecto tome rumbo. ❤ Aprovecho también, para agradecer a cada una de las personas que han confiado en mí desde el primer momento, ya sabéis que soy una soñadora y por intentarlo no pierdo nada. Gracias de corazón.

Ingredientes: 

  • 500 ml de leche
  • 50 gr de harina de trigo
  • 1/2 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 250 gr de calabacín
  • sal
  • pimienta negra molida
  • nuez moscada 
  • harina de garbanzos
Elaboración:


  1. Picamos los ajos y la cebolla, los pochamos en una sartén con un poco de aceite de oliva virgen extra.
  2. Una vez que la cebolla  empieza a ponerse transparente agregamos el calabacín cortado en dados pequeños, podemos o no retira la piel, esto es algo opcional.
  3. Sofreímos todo a fuego suave hasta que el calabacín este tierno, entonces, salpimentamos a gusto y añadimos la harina de trigo, removemos y dejamos que esta se cocine durante unos minutos. 
  4. Poco a poco y sin dejar de mover, agregamos la leche, la cual habremos templado para ayudar a diluir la harina con mas facilidad.
  5. Llega un punto en el que la bechamel tiene cuerpo, la salsa espesa. Añadimos un poco de nuez moscada y cocinamos unos minutos mas. Dejamos enfrías la masa.
  6. Una vez fría la masa, tomamos porciones de esta, damos forma a las croquetas y las pasamos por harina de garbanzo. Freímos en abundante aceite de caliente y listo.

Comentarios

  1. HOLAAA !!! ME ENCANTA TU RECETA,UN GRAN DESCUBRIMIENTO LA HARINA DE GARBANZOS, ME VA GENIAL.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario