Bizcocho casero de naranja



Receta para preparar bizcocho casero de naranja de forma fácil.

¡Buenas!¿qué tal? Vengo con las pilar llenas, hemos estado unos días en Portugal y todo sea dicho, esos días de desconexión se agradecen. Sin darnos cuenta hemos pasado todo un año sin movernos de casa, como aquel que dice, entre una cosa y otra, han ido pasando los meses y hasta ahora no hemos podidos escaparnos. La espera ha merecido la pena, hemos ido a nuestro rinconcito de siempre, a nuestro paraíso, este año nos acompañaba Jimena, nuestro primer viaje Juntos, podréis imaginar que ilusión nos ha hecho. Además, el verla a ella disfrutando, con los ojos como platos al ver los acantilados, las gaviotas volando, verla disfrutar jugando con la arena del mar,  o  simplemente andando de un lado para otro descubriendo el terreno por su cuenta diciendo hola a todo quien se cruzaba en su camino, han sido días gratificantes, tanto que no tenía en mente hablar de mi vida personal y aquí me tenéis.. no he podido evitarlo.

Bizcocho casero de naranja

 Al lío, mejor me centro en la receta de hoy que sino, puedo escribir sin parar hablando de estos días y no quiero aburriros, estoy segura que la receta que os traigo os gustará mucho.
Hoy vamos a preparar una  receta dulce, un rico bizcocho casero de naranja, el cual preparé no hace mucho y nos supo a gloria. Hacía bastante que no horneaba ningún dulce casero y en casa gustan muchos los bizcochos, de hecho, quien sigue este blog con asiduidad, habrá comprobado que tengo un gran número de recetas de bizcochos en el, bizcocho especiado, bizcocho de chocolate, bizcocho de limón también hay un par de ellos, bizcocho de calabacín que nos gusto mucho, bizcocho de remolacha con él compartí mi embarazo con todos vosotros.. podéis localizarlos fácilmente en el índice, donde encontraréis las recetas ordenadas de forma alfabética.
Os dejo en esta línea una receta muy rica también para hacer otro tipo de bizcocho de naranja, se trata de un bizcocho de suele hacer mi padre y el resultado es espectacular, merece la pena probar.

No dejo de sorprenderme con  el sabor de los bizcochos caseros, recetas sencillas, con ingredientes comunes, esponjosos, suaves, lleno de sabor y con ese olor que tanto me gusta.


El resultado de esta receta es un bizcocho esponjoso, lleno de sabor, con un aroma muy agradable... en definitiva irresistiblemente apetecible, tanto que al día siguiente ya no quedaba ni una miga de el mismo.
Antes de pasar a ver la receta de hoy, os recuerdo que también puedes encontrarme en facebook ,

Ingredientes:
  • 4 huevos grandes
  • 1 naranja de zumo
  • 1 vaso de aceite de oliva
  • 1 vaso y medio de azúcar
  • 2 vasos y 1/2 de harina de trigo
  • ralladura de una naranja
  • ralladura de un limón
  • 24 gr de levadura en polvo
Elaboración:
  1. Batimos los huevos junto al zumo de naranja.
  2. Poco a poco sin dejar de mezclar añadimos el azúcar.
  3. Añadimos el aceite y seguimos moviendo, cuando esté bien integrado incorporamos la ralladura de naranja y la ralladura de limón.
  4. Tamizamos la harina junto a la levadura, sumamos al resto de ingredientes poco a poco. 
  5. Una vez obtengamos una masa homogénea la vertemos en un molde previamente engrasado .
  6. Con el horno precalentado horneamos,  aproximadamente 45 minutos a 180 ºC con calor arriba y abajo.
  7. Pasado este tiempo pinchamos el bizcocho en el centro con un palillo este salga limpio.

Recomendaciones:
Si el bizcocho se hunde por el centro, la temperatura es demasiado baja, esto también puede ocurrir si durante el horneado, abrimos la puerta del horno.
Si el bizcocho nos sube demasiado por el centro, es que nuestro horno tiene una temperatura demasiado alta. 
Si vemos que nos el bizcocho empieza a tostarse demasiado pronto, podemos cubrirlo con papel de aluminio.
Si la masa nos desborda durante el horneado es porque hemos puesto demasiada cantidad en el molde o demasiada levadura.
Podemos conservar el el bizcocho en perfecto estado hasta algo más de una semana si lo envolvemos en papel film y lo conservamos en el frigorífico e incluso podemos congelarlo, bien envuelto en papel transparente o en una bolsa para congelar.

Pollo al horno con patatas

La carne de pollo resulta versátil y económica, su sabor suave permite combinarla con infinidad de ingredientes. La carne de pollo es baja en grasas  y calorías, rica en proteínas, sin duda alguna es un alimento saludable que no debe faltar en nuestra dieta.
Existen infinidades de recetas para prepararlo: pollo en salsa, pollo frito, pollo al ajillo, pollo a la naranja, en pepitoria, adobado, al carbón o  al horno, siendo esta última la manera en que lo cocinaremos hoy.

Esta rica y sencilla receta para hacer pollo al horno es ademas muy saludable, la puedes  en poco tiempo y con ingredientes comunes. No es una receta complicada ni demasiado elaborada.


Pollo al horno con patatas

Justamente por la sencillez y el buen resultado, este plato me encanta, suele ser una receta que está siempre presente porque no requiere grandes ingredientes, no necesita mucha atención ni tampoco mucho tiempo de elaboración, básicamente una vez metemos el pollo al horno con las patatas podemos olvidarnos de el hasta que tengamos que darle la vuelta, cosa que haremos en un par de minutos.
Además, esta receta es tan, tan sencilla, que no es necesario tener conocimientos culinarios para poder hacerla en casa. Así que si tu fuerte no es cocinar, con esta receta tienes un éxito asegurado y sin esfuerzo ni quebraderos de cabeza.

No es necesario saber cocinar para poder preparar una receta como esta, un poco de ganas, seguir el paso a paso y tienes un éxito asegurado. 

A nosotros nos encanta acompañar lo que cocinemos al horno con patatas, generalmente pongo muchas patatas y nunca sobra, el sabor que toman al cocinarlas así es fantástico, se hacen irresistibles.


Sí queréis añadir  un poco de cebolla quedará bastante bien, por lo general este tipo de recetas al horno admite bastante bien una base de verduras para la guarnición. Patatas, cebolla, pimiento, zanahoria, tomate, también calabacín... depende un poco de las ganas que tengamos de entretenernos un poco más. Pero ya os digo, que tal cual os dejo la receta, con la base de patatas y las especias, este plato queda tan tan bueno, que no necesita mucho más.
Sí aún no tienes claro el probar esta receta, te invito a seguir leyendo el paso, seguro que no puedes resistirte.

Ingredientes: 

  • 1 Pollo  troceado
  • 4 patatas
  • sal
  • tomillo
  • pimienta negra en grano
  • orégano
  • eneldo
  • aceite de oliva virgen extra (aove)
Elaboración:

  1.  Pelamos las patatas y las cortamos en rodajas de un par de centímetros, intentamos que tengas todas el mismo grosor para que te hagan por igual. Forramos la bandeja del horno con papel de hornear, echamos un chorrito de aove, un poco de sal y colocamos una tanda de patatas.
  2. Colocamos el pollo troceado en la bandeja, sobre las patatas, añadimos sal y las especias indicadas a discreción. 
  3. Con el horno precalentado a 200 º C cocinamos aproximadamente unos 30 minutos, debe quedar el pollo dorado. Pasado este tiempo damos la vuelta a la carne y dejamos de nuevo otros 30 minutos, que se dore por la otra cara.

Crema de verduras variadas

Justo hace un par de semana Jimena ha estado bastante fastidiada con un virus, mi cocina ha estado funcionando al mínimo, ya que soy la encargada de cocinar normalmente, y yo,  que tan sano me gusta comer y tanto cuido la alimentación, esos días recurrí a los precocinados y malos alimentos.
De hecho, me olvidé por completo de un manojo de espárragos verdes, con lo que me gustan ¡anda que olvidarme de ellos!, os haréis una idea de cómo estaba mi cabeza.

Crema de verduras

Los espárragos forman parte de mi vida, cuando era pequeña iba  al campo con mis padres, además de echar el día o la tarde, también buscábamos  espárragos silvestres, después se comían en tortilla o esparragados, siendo esta última la manera más común de comerlos ( si quieres ver la receta la dejo en este enlace).

La manera definitiva y realmente eficaz para mantenerse en forma, controlar el peso y ser feliz. La dieta que nunca falla.

Volviendo al manojo de espárragos olvidado, esta vez no preparé los espárragos a la plancha, en tortilla ni esparragados, los emplee  para hacer una crema de verduras casera, una crema llena de sabor y muy nutritiva, apta para toda la familia, también apta para intolerantes a la lactosa ya que se trata de una crema de verduras sin leche ni nata. También esta  crema de verduras variadas es apta para dietas veganas si suprimimos el huevo que puse para decorar.
Con la llegada del buen tiempo y las subidas de temperatura, parece que empezamos a mirar de forma más detallada nuestra alimentación, internet se llena de consultas en busca de dietas para bajar peso, en busca de la dieta perfecta. Y me pregunto ¿el resto del año no nos preocupa nuestra salud? ¿la única finalidad de tanta dieta es tan solo el físico?.

Una alimentación saludable es un cuerpo sano

No nos engañemos, ¿a quién no le gusta estar contento con lo que ve cuando se mira al espejo?, seguro que a todo el mundo, es fundamental para estar bien sentirse a gusto con uno mismo, pero, ¿qué pasa el resto del año? ¿de verdad funcionan estas dieta que nos venden como milagrosas?.
Mi opinión sobre este tema es muy sencilla y clara. No existe ninguna dieta milagrosa, no existe la dieta definitiva, existen buenos hábitos,  dietas equilibradas y por supuesto esto acompañado de ejercicio  nunca falla, es como mejores resultados obtendremos y de manera más duradera, sin hablar del bienestar que nos proporciona el deporte.

Crema de verduras

Parece que con el tiempo se nos está olvidando que  nuestra dieta es la mediterránea, a menudo olvidamos qué es la dieta mediterránea, sino, prueba cuando vayas a hacer la compra y fijate en los productos que nos llevamos, muchos productos procesados con alto contenido en grasa, dulces, chocolate, alimentos poco nutritivos...en definitiva, tenemos que cuidar nuestro cuerpo a diario, como dice mi hermano, es el que tenemos para toda la vida.

Ingredientes:
  • 2 dientes de ajo
  • 8 zanahorias
  • 1 patata grande o 2 medianas
  • 1 calabacín pequeño
  • 1 manojo de espárragos verdes
  • 2 tomates maduros
  • sal
Cómo hacer crema de verduras variadas.
  1. Ponemos una cazuela al fuego con un poco de aceite, añadimos los dientes de ajo sin piel y cortados  por la mitad. Dejamos unos minutos a fuego suave, hasta que tomen color.
  2. Añadimos las zanahorias, la patata, los tomates y el calabacín todo sin piel y troceado, movemos e incorporamos los espárragos troceados (de estos desechamos la parte dura del tallo).
  3. Dejamos 5 minutos al fuego, moviendo de vez en cuando. Cubrimos con agua y dejamos cocer durante 30 minutos.
  4. Trituramos y servimos, podemos decorar el plato con uno espárragos salteados y huevo duro troceado.
Notas:
Cuano hagas crema de verduras, para sacar el máximo partido a las y aumentar el sabor, es muy importante sofreírlas antes de cocerlas. Si no queremos hacerlos con todas, al menos los ajos, la cebolla y el purro, después se incorporan el resto y cocinarlas juntas.


Huevos rellenos sin atún

Llevaba tiempo con ganas de hacer huevos rellenos, para ello aproveché que mis padres me había traído unos huevos ecológicos para darme el gustazo.  La forma más frecuente de prepararlos en casa suele ser con atún,  por eso, esta vez, quería que el relleno fuera diferente y hacer huevos rellenos sin atún. Los preparaba con idea de un picoteo sencillo de fin de semana, para almuerzo  o cena, algo informal, acompañados de otros entrantes que ahora os contaré cuales fueron porque seguro que no os viene mal  como sugerencia para acompañar huevos rellenos que te llevarán muy poco tiempo.

¿Con qué acompañar huevos rellenos?

Aunque me gusta mucho cocinar  y disfruto bastante dedicando tiempo a ello, precisamente ahora voy más justa de tiempo, por eso, me gusta tener en el congelador algún producto precocinado para algún momento que me vea demasiado apurada poder tirar de él. En esta ocasión, recurrí a unos productos de Maheso , ya os hablado antes de sus productos, sinceramente es de lo poco, por no decir lo único que suelo tener precocinado. 


Para acompañar los huevos preparé algunos productos fritos:
- Croquetas de cocido sin lactosa, con el mismo sabor de siempre, con un relleno cremoso de carne de pollo, jamón serrano y ternera.
- Pechuga estilo Kentucky, crujiente y llenas de sabor, aunque recomiendan acompañar con alguna salsa, os aseguro que sin nada están buenísimas.
- Tortas de bacalao, finas y crujientes.
Todos estos productos que he nombrado se pueden cocinar en el horno, sin duda es la opción más saludable que habría elegido de haber tenido un poco más de tiempo, yo los cociné en una sartén con abundante aceite.


 Un aperitivo frío, fácil, barato y con un relleno diferente.

Volviendo al tema del relleno, lo único que tenía claro es que no quería que fuera de atún,  tampoco quería tener que ir a comprar ningún alimento, así que mirando lo que tenía en casa decidí que el relleno de estos huevos sería con sardinas en tomates. ¿Qué más se puede pedir?.
Como veréis entre los ingredientes de la receta está la lactonesa, para quien no sepa qué es, se trata de una salsa similar a la mayonesa pero que no lleva huevo, en vez de esto lleva leche.
Si queréis probar esta alternativa, os dejo esta vídeo receta donde donde os explico paso a paso como prepararla, ya veréis que el resultado es muy rico. 



Ingredientes:
  • 8 huevos
  • 1 lata de sardinillas en tomate
  • mayonesa sin huevo o lactonesa
  • vinagre
  • sal
Elaboración:
  1. Cocemos los huevos en abundante agua  hirviendo durante 15 minutos, retiramos la piel y cortamos por la mitad a lo largo.
  2. Ponemos las yemas en un cuenco y las mezclamos con las sardinas en tomate y unas cucharadas de lactonesa. 
  3. Mezclar muy bien hasta que queden todos los ingrediente bien integrados, podemos añadir mas o menos mayonesa hasta obtener la cremosidad deseada de nuestro relleno.
  4. Con una cuchara o una manga pastelera rellenamos las mitades de huevo.
  5. Servimos bien fresquitos sobre una base de lechuga picada.

Consejos para cocer huevos.

Es recomendable que los huevos que vayamos a cocer estén a temperatura ambiente, esto disminuye las posibilidades de que la cáscara se rompa durante la cocción. Otra alternativa sería perforar la base del huevo para que salga el aire que este tiene. Por ejemplo podemos usar un alfiler para ello. 

Si añadimos un chorrito de vinagre  o limón al agua de cocción, evitará en el caso de agrietarse la cáscara de huevo y salir clara, esta se contraiga y tape la grieta.

Para que la yema quede centrada, además de usar huevos frescos, podemos remover el agua de cocción de vez en cuando durante los primeros tres - cuatro minutos de cocción.

Una vez  cocidos los huevos, es muy importante sumergirlos en agua fría, esto ayudará a retirar la cáscara de manera sencilla.